INICIA LA REVISIÓN DE “JUICIO POLÍTICO”, CONTRA EL EX-GOBERNADOR GABINO CUÉ

POR: VÍCTOR MARTÍNEZ FRAGOSO

OAXACA, Méx.–La legislatura local del Estado, inició la revisión de la denuncia de Juicio Político presentada contra el ex gobernador Gabino Cué, congelada desde marzo del año pasado, donde se le acusa de haber violado múltiples disposiciones constitucionales y legales, que se pueden constituir en conductas de Desvío de Recursos Públicos Federales, Enriquecimiento Ilícito y Tráfico de Influencias.
IMG_8409

El dirigente de la Red Nacional CEO en Oaxaca, Gaspar Díaz Reyes, señaló que de acuerdo con la imputación presentada por el Senador Benjamín Robles Montoya, se solicitó al Poder Legislativo iniciar formalmente el Juicio Político contra Cué Monteagudo, “por distraer las rentas públicas del estado de los objetos a que están destinados por las leyes, por el desvío de recursos públicos.

Indicó que estas acciones, trastocan el funcionamiento normal de las instituciones y por violaciones graves a la Constitución”. En el documento que se encuentra en poder de este Diario, a pesar de la negativa de integrantes de la Comisión Instructora, quienes se opusieron a proporcionarlo y lo mantienen bajo resguardo, se solicitó ante la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

Habló de la Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria por el posible daño, perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal. “En Oaxaca, la renovación del sistema político en 2010, supuso una nueva forma de gobernar y ser gobernado. Una de las exigencias en que mayor énfasis puso la sociedad oaxaqueña, era contar con instituciones confiables y eficientes.

El líder social, acusó a los “personajes públicos” cercanos al primer cuadro del ex gobernante, de mancillar la confianza que les fue depositada, quienes a través de sus acciones u omisiones se beneficiaron económicamente en detrimento del erario federal y estatal. La corrupción, ha tocado las esferas más sensibles de la sociedad oaxaqueña, frente a los escándalos del desfalco y fraude de programas sociales.

Explicó que también, en las adjudicaciones directas a empresas de amigos y familiares, el lucro con los pagos y sueldos de servidores, usurpación de funciones y actos de ilegalidad cometidos con esa personalidad. “El principal responsable de conducir al estado de Oaxaca a una situación de lastre económico y de altos niveles de corrupción, es Gabino Cué Monteagudo”.

Afirmó que “es penoso y triste observar que Oaxaca no cambió, que las cosas siguen peor después de seis años”, como Desvío de Recursos Públicos Federales, Enriquecimiento Ilícito y Tráfico de Intereses son las conductas consideradas violatorias de manera reiterada al artículo 81 de la Constitución Política del Estado de Oaxaca, donde se establecen las acciones en las que no puede incurrir un gobernador.

Destacó que el Capítulo VII del citado ordenamiento, señala que el Gobernador no puede distraer las rentas públicas del estado de los objetivos a que estén destinadas por las leyes. El ex-gobernador se abstuvo de ejercer el cargo de acuerdo con las normas, permitiendo a su vez la corrupción y deshonestidad de sus funcionarios, quienes se enriquecieron descomunalmente desde posiciones privilegiadas del gobierno.

Gaspar Díaz, dijo que a través del dolo de sus correctas funciones gobernó, con malversación y desvío de recursos, chantaje, colusión y cobro de prebendas. En la solicitud de Juicio Político que consta de 51 páginas, así como 8 legajos de pruebas, se solicita la Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria ante la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

Se refirió a la adjudicación directa de contratos de manera poco transparente, en beneficio de las empresas amigas, lo que documentaron en diversas dependencias. El gobierno de Oaxaca, recibió uno de los presupuestos más altos del país, mismo que se fue incrementando en cada ejercicio fiscal, como se explica en la denuncia de Juicio Político, donde se etiquetaron durante el sexenio recursos del orden de 438 mil 219 millones de pesos.