Una Operación muy Sencilla: SOLO EN 150 DÍAS, “LOS CORRUPTOS DE PEMEX CANTARON TODAS SUS TRANSAS”

POR: FABIOLA ÁLVAREZ PÉREZ

CIUDAD DE MÉXICO.- Fue una operación bastante sencilla para los espías israelíes. La misión era captar a altos exfuncionarios de poder en Pemex para que revelaran cómo es que se organizó todo un esquema de sobornos y extorsiones para favorecer a ciertas empresas con contratos millonarios de la petrolera mexicana. El esfuerzo se concretó en solo once reuniones con micrófonos escondidos.

Los altos mandos de Pemex informaron absolutamente todo a los espías, confiados en que estaban tratando con representantes de un inversor multimillonario. La información recabada por los espías para la empresa Oro Negro no solamente daba muestra del esquema de sobornos, también se supo que mucho dinero sucio se usó para financiar la campaña de Enrique Peña Nieto.

Para hacer cantar a los orquestadores de esta red de corrupción se realizaron juntas en tres países distintos: México, Estados Unidos y Londres. Mientras que la operación corría el riesgo de ser descubierta, que no hubiera cooperación por parte de los entrevistados en secreto o que no se presentaran, la realidad es que en solo tres meses se logró reunir toda la información necesaria. Quedó claro: todos presumían su participación en esta red.

Las grabaciones presentadas por Univisión datan del 2017, cuando Enrique Peña Nieto estaba atravesando el periodo más impopular de su mandato, entre acusaciones de corrupción, sobornos y desvío de recursos. En esos instantes, los entrevistados dejaron ver cómo el PRI y Pemex actuaron junto al gobierno del mexiquense para saquear la paraestatal y usarla como caja de cobro para extorsiones.
Peña Nieto y las finanzas de su campaña

Se mencionaron nombres y apellidos, además de cargos y montos que se recibían por los moches. Al menos 2,000 millones de pesos fueron inyectados de esta forma en la campaña de Enrique Peña Nieto y el director de Pemex en su mandato, Emilio Lozoya, cobraba hasta 1.9 millones de pesos para reunirse con empresarios interesados en dar sobornos para ganar contratos. El escándalo de Odebrecht se instalaría justo en medio de esta trama.

El personaje que suelta toda la información es Carlos Pacheco, un alto coordinador en Pemex con veinticinco años de años de experiencia. Cuando se le preguntó sobre esta red, Pacheco dio nombres, montos, fechas, datos y hasta mencionó cómo se repartía el dinero, además del uso de empresas de hijos de altos mandos para lavar el dinero que
ingresaba en sobornos. La información es bastante clara y podría generar detenciones de altos mandos en la era Peña Nieto.