A 30 Minutos de Puerto Escondido: AGUA BLANCA, UNA PLAYA CONSIDERADA EL “PARAISO” DE LA LANGOSTA EN OAXACA

POR: YAHAIRA MARTÍNEZ MEJÍA

AGUA BLANCA, Oaxaca.–La gente toma vacaciones en Puerto Escondido para escapar de las presiones del trabajo y de la vida urbana. Pero ¿adónde va la gente de Puerto cuando quiere escaparse de todo esto? Algunas personas tienen su casa de descanso en Puertecito, una comunidad agraria de solo 15 familias más unos extranjeros, mientras que otros pasan el día en Agua Blanca, o incluso unos días en el único hotel del lugar.

En una visita a Agua Blanca en agosto nos encontramos con Katia, la propietaria de Casa Babylon quien tenía ocho meses de embarazo, su pareja Paul e hijas Yazmine y Natalie en el Ambarina Surf Hotel. Ellos viven cerca de Zicatela, a mitad del camino entre la zona hotelera y la Punta, pero querían tener unas vacaciones familiares en una playa aún más tranquila. A menos de media hora al sureste de Puerto, Agua Blanca es conocida por sus palapas frente a la playa donde se sirve pescado fresco.

De noviembre a marzo, langostas y ostras traídas directo del mar. Aunque Agua Blanca no es una playa para nadar, excepto por algunos días en noviembre y diciembre cuando el agua está calmada, es una fabulosa playa para recostarse en las albercas que se forman con la marea entre las rocas. Ahí es donde las familias locales van con sus niños pequeños a jugar en el agua.

La semana de Navidad y la Semana Santa es cuando el lugar se atesta con vacacionistas nacionales, pero el resto del año es encantadoramente tranquilo. Puede encontrarse con otra playa más pequeña y aislada en Puertecito. Las atracciones ahí son una caleta rocosa y la posibilidad de acampar bajo los árboles. Hay una palapa donde doña Yolanda le preparará una buena comida.

Cómo llegar: La desviación para Agua Blanca está en el kilómetro 172 de la carretera 200, rumbo a Pochutla, a 30.6 km de Puerto. El camino de terracería de un kilómetro hacia la playa está en excelentes condiciones. Puertecito está tan sólo unos kilómetros antes de la desviación hacia Agua Blanca. La terracería de tres kilómetros no es suave, además que se recomienda las Langostas frescas, recién sacadas del mar, preparadas a su gusto, con precios muy accesibles.