En el Estado de México: INICIAN “AMARRES” Y ALIANZAS POLÍTICAS, RUMBO A LA GUBERNATURA PARA EL 2023

POR: ALFONSO MARTÍNEZ MEJÍA

TOLUCA, Méx.- Aunque falta mucho tiempo para la elección, los partidos de oposición saben que por primera vez en la historia el PRI podría perder ese estado, el único en el que nunca ha dejado de gobernar. Los movimientos de los operadores políticos han comenzado. El PRD vive un momento difícil y sus escasos bastiones como Nezahualcóyotl están en riesgo.

El alcalde Juan Hugo de la Rosa ha dicho que renunciará al partido del Sol Azteca, para sumarse al partido que le garantice un mejor futuro político. El PRI mexiquense sobrevive gracias a las relaciones políticas que ha construido el gobernador Alfredo del Mazo, tanto con Morena y otros institutos políticos, pero no ve opciones de triunfo ni en las elecciones intermedias del 2021, mucho menos en las de 2023.

Hay que recordar que el Congreso del Estado está dominado por Morena, a pesar de que en febrero una legisladora abandonó sus filas para sumarse al PRD. En el escenario político de la entidad se empiezan a observar los desacuerdos, las traiciones, ambiciones e improvisaciones de alcaldes, regidores, diputados, senadores y líderes de Morena.
“Ignoran lo que predican” los diputados de Morena.

Se reveló la manera en que los legisladores incumplieron su promesa de campaña de eliminar el pago de tenencia a los automovilistas mexiquenses, pero sí aumentaron el precio sobre el pago del refrendo. Otro caso en este mismo sentido, es “la insubordinación” como calificaron algunos morenistas al reclamo que hizo Ruth Olvera, alcaldesa de Atizapán de Zaragoza, a la súper delegada del Gobierno de la República, Delfina Gómez.

Fuentes del partido revelaron que Olvera le exigió a Delfina retirar del municipio a su encargada regional Carla Peniche, “por su ineficiencia y pésimos resultados en materia de seguridad”, esto luego de la ejecución del segundo regidor Rodrigo Guerrero Segura y las amenazas que han recibido por parte de la delincuencia.

De paso Ruth Olvera, quien antes de ser de Morena, también fue presidenta municipal del PAN en Tlalnepantla- dejó en claro a Delfina Gómez que sus ambiciones políticas van más allá de gobernar un municipio. Otros alcaldes del partido que también aspiran a gobernar el Estado de México –y que van a disputar la candidatura con Delfina Gómez- son Patricia Durán de Naucalpan.

Asimismo, Raciel Pérez de Tlalnepantla, Fernando Vilchis de Ecatepec, Juan Rodolfo Sánchez de Toluca e incluso en su natal Texcoco, el mismísimo Higinio Martínez Miranda. La súper delegada la tiene difícil, a pesar de que cuenta con el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador. Los conflictos internos de Morena, son aprovechados por el PAN que ve en estos momentos al alcalde de Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar, como su candidato natural para el 2023.

El panista ha ido construyendo paso a paso una carrera política con el reconocimiento de liderazgos nacionales y estatales de Acción Nacional, así como del sector empresarial más importante de la entidad. El presidente municipal de Huixquilucan, quien se reeligió en las elecciones pasadas, actualmente es el presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes, e incluso, la semana pasada tomó protesta como presidente de la Comisión Política del PAN en el Estado de México.