Dejó Ocho Hospitales Inconclusos: ERUVIEL ÁVILA, DEJÓ UN “COCHINERO” EN SALUD DEL ESTADO DE MÉXICO

POR: VÍCTOR MARTÍNEZ FRAGOSO

TOLUCA, Méx.- Como Gobernador, Eruviel Ávila dejó a su sucesor Alfredo del Mazo un cementerio de hospitales municipales. De acuerdo con un informe del Gobierno federal, el ahora senador del PRI heredó ocho hospitales inconclusos que actualmente requieren una inversión superior a los mil 207 millones de pesos, pues la construcción de cada uno registra avances de entre 20 y 78 por ciento.

En los ocho casos, el ex gobernador autorizó contratos e inversiones iniciales con empresas constructoras. Luego avaló segundos contratos con nuevos montos, pero las obras nunca se hicieron. Por ejemplo, el Hospital municipal de Acolman, comenzó a edificarse el 9 de junio de 2014 con la empresa Ten Infraestructura México, con la que se firmó un contrato por 20.7 millones de pesos, pero en 2017 se contrató a Grupo MAREBB, por 29.9 millones de pesos adicionales.

El gobierno estatal sólo pagó a ambas empresas 25.5 millones y ahora, para terminar la obra, que daría a 49 mil habitantes, faltan 110 millones, más 46 para equipamiento. En situación similar se encuentra Coacalco, que comenzó su construcción en mayo de 2013, con un contrato por 25 millones con Constructora de Infraestructura de Durango, y dos años después por 66 millones con Dycmacos.

A la primera se le pagaron 10, y a la segunda 58, sin embargo, la obra tiene un avance del 78% y está suspendida. Se requieren 40 millones para dejarla útil. El resto de los hospitales que Eruviel dejó tirados, se encuentran en Aculco, Zumpango, Tepotzotlán, Zinacantepec, Chicoloapan y Cuautitlán Izcalli, con un avance de 47 por ciento. En ellos se darían servicios básicos a 878 mil mexiquenses.

Pero también se requieren 960 millones de pesos anuales para su operación. Ahora sus permisos y licencias están caducados, por lo que, deben ponerlos al día si quieren conseguir dinero de la Federación. El Exgobernador Eruviel Ávila Villegas, tiene que ser investigado por la desviación de recursos públicos que existió durante su administración. “Un Cochinero” que debe ser destapado.