Con las Bondades del Clima: CHAPALA, UN LAGO SUMAMENTE POBLADO CON FINCAS EUROPEAS

POR: YAHAIRA MARTÍNEZ MEJÍA

CHAPALA, Jalisco.–En sus orígenes Chapalac o Chapallan fue un asentamiento prehispánico cuya antigüedad más remota es encontrada en el siglo XII de nuestra era, cuando una migración de tribus de origen náhuatl provenientes del noroeste del país, tocaron estas latitudes, encontrando la ribera norte del lago sumamente poblada, como lo refiere Fray Antonio Tello, fraile y cronista franciscano.

A partir de 1885 cuando Chapala empieza a desarrollarse como centro turístico. Otra oleada inmigratoria tendría lugar a finales del siglo XIX con la llegada de gentes del extranjero, que atraídos por la belleza de la ribera y las bondades de su clima, construyeron las primeras fincas “veraniegas” que poco a poco fueron transformando el paisaje de esta “aldea de pescadores”.

Como lo mencionaba el Padre Orozco cuando llegó a este lugar a finales del siglo XIX. Estas fincas de estilo europeo construidas entre los años de 1878 y 1920, tomaron asiento hacia el oriente y poniente de la Parroquia de San Francisco de Asís sobre la orilla y sobre la calle que desemboca en el embarcadero, contrastando su arquitectura con el paisaje: frente del Primer Hotel, el “Arzapalo” .

El hotel cubierto por el Mirador del Restaurante Beer Garden, la Casa Braniff (hoy Restaurante Cazadores), la Casa del Arq. Luis Barragán (costado sur del Supermercado sobre la avenida Madero), el Hotel Palmera (hoy Hotel Nido) y el Hotel Niza (hoy Banco BITAL) ambos sobre la avenida Madero., además sobre la calle Hidalgo se encuentran las Villas Bell, Villa Josefina, Villa Niza, Villa Tlalocán, Villa Ferrara y Villa San José.

En el extremo sur de la calle Aquiles Serdán se localizan Mi Pulman, Villa Aurora, Villa Ave María, frente al Lago se aprecian la Casa Capetillo, y la Villa Paz; sobre el Paseo Ramón Corona se ubican dos fincas de finales del siglo XIX. Construidos entre las dos primeras décadas, el Palacio Municipal y la antigua estación del primer y único servicio de ferrocarril que operó y comunicó a Chapala a través de la ciudad de Guadalajara.

El edificio de la Antigua Estación de Ferrocarril, además de ser considerado el baluarte de la ciudad, representa el despegue de la Gran Época de la Ribera Chapálica. Con la introducción del ferrocarril, se proporcionaron mejores alternativas tanto para el desarrollo económico de la población así como la de realizar un “paseo de placer y no de sacrificio”,

El ferrocarril era más cómodo que el viaje a paso de mula o caballo o de las primeras diligencias que tardaban hasta 12 horas, o los primeros autobuses “Wichita” de llantas duras y que cubrían en cinco horas la distancia que el tren lo hacía en sólo 3 horas. El 2 de abril de 1931 se suprime la municipalidad de Chapala, agregándose a Guadalajara y queda como comisaría municipal,

El 22 de julio de 1939, por decreto número 4,565 se eleva de nuevo a la categoría de municipio. También, por decreto número 8,616, publicado el 1º de septiembre de 1970, se eleva a la categoría política de ciudad la Villa de Chapala. Hoy, está considerado como un atractivo turístico muy visitado por su gastronomía regional, sus artesanías, joyas arquitectónicas y la a,abilidad de su gente.