En Favor de Bertha Luján: JOSÉ RAMÓN LÓPEZ VELARDE, OPERA PARA FRENAR A HIGINIO MARTÍNEZ

POR: JENNIFER LÓPEZ PORTILLO

TOLUCA, Méx.- La disputa por la renovación de la dirigencia de Morena empieza a acomodar a los jugadores. Bertha Luján ya suma gestos de apoyo sutiles, pero inconfundibles, de esos que suele utilizar Andrés Manuel López Obrador. Y las señales incluyen la reaparición de su hijo, en especial de José Ramón, un hombre clave en el Estado de México.

José Ramón López Beltrán fue el delegado personal de AMLO en el Estado de México, en los años previos a la campaña. Y ahora, en las últimas semanas reapareció en varios eventos de alcaldes, en los que para muchos es un gesto inconfundible de contención al poder del GAP, que comanda el senador Higinio Martínez. López Beltrán estaría decidiendo sobre las labores de los sub-delegados regionales de los programas para el desarrollo, por encima de la delegada Delfina Gómez.

Según fuentes dignas de crédito, estaría metido de lleno en la organización de los centros integradores del gobierno federal. Se trata de 10 mil espacios en todo el país que bajarán los programas sociales los maneja Gabriel García. Prueba de esta situación sería las múltiples reuniones que encabezó con los presidentes municipales de Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán, Jalteco y Nextlalpan, todos de Morena, para conversar sobre los programas sociales de López Obrador.

Esa labor en la entidad mexiquense, se sabe, estaría a cargo de Delfina Gómez, muy cercana a Higinio Martínez. Del mismo modo que Gabriel García juega abiertamente por la candidatura de Bertha Luján. Tanto es así que Iván M. Gatica López, director de Bienestar Social, ya le estuvo organizando algunos eventos en Tlalnepantla. El Senador Higinio Martínez Miranda, ensayó un acercamiento con Marcelo Ebrard, para intentar así una candidatura paralela.

Se barajó la chance de que Mario Delgado vaya por la dirigencia, acompañado por algún representante del GAP en la Secretaría General, espacio que se reservó para Delfina. Consciente -y conocedor- de estas señales, Delgado confirmó este fin de semana que no buscará la dirección de partido, y que permanecerá al frente de la bancada. Entendió la batalla que ya se desató por el control de la militancia en el Estado de México.

Todos los gestos apuntan hacia un favoritismo explícito de Bertha Luján. Alejandro Rojas, más complicado por la suspensión de tres años que recibió, también analiza con sus cercanos una negociación con Bertha, para bajarse definitivamente de la contienda. Según explican en Morena, se conformaría con una diputación federal para 2021.