Maestro Mauricio Valdés: LA POBREZA INFANTIL, CONSIDERADO UNO DE LOS PROBLEMAS MÁS GRAVES DEL PAÍS

POR: VÍCTOR MARTÍNEZ FRAGOSO

COACALCO, Méx.–Alrededor de 21.4 millones de menores de edad, que representan la mitad de la población infantil y adolescente, viven en pobreza; incluso, un porcentaje importante enfrenta desnutrición, sufren la carencia de alguno de los derechos sociales en educación, salud, seguridad social, vivienda, servicios básicos y de alimentación. Un problema que debe ser atendido adecuadamente.

El titular del Instituto de Administración Pública del Estado de México (IAPEM), maestro Mauricio Valdés Rodríguez, señaló que según estudio realizado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), un 13% de niños, alrededor de 5.1 millones, viven en extrema pobreza, porque en sus casas no cuentan con un ingreso indispensable para satisfacer sus necesidades alimentarias y están privados de al menos tres derechos sociales.

Indicó que entre el 2012 y el 2016, la pobreza infantil aumentó y el estudio expone que existen más niños y adolescentes pobres que adultos, pues a nivel de población general la tasa es de 46.2 por ciento, así como siete de cada 10 niños de comunidades indígenas sufren pobreza. Sólo el 10% de los menores indígenas viven sin alguna carencia.

Comentó que los menores en mayor vulnerabilidad son los indígenas, qué viven en comunidades rurales, o los que pertenecen a hogares con más integrantes o padres con poco nivel de educación escolar. Según la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno del Estado de México, el 43% de la población de la entidad (6.5 millones de habitantes) vive en condiciones de pobreza o marginación social.

Explicó que la alimentación, “es nuestro talón de Aquiles no sólo en el Estado de México, sino en todo el país. Y por ello, es fundamental impulsar políticas públicas que nos aseguren que la gente tenga que comer todos los días, además que se debe obligar a la Contraloría del gobierno del Estado de México para que realizara su trabajo, consistente en investigar a los ex presidentes municipales que dejaron en quiebra total sus localidades.

El maestro Mauricio Valdés, reiteró que estos servidores públicos, cuentan con múltiples observaciones que no han sido solventadas, así como la complicidad de las actuales administraciones. Las deudas de los ayuntamientos es un “insulto” para la ciudadanía. Uno de los problemas más graves y en donde se constata la protección de los órganos fiscalizadores del Estado de México, es en las obras inconclusas pero documentadas, así como los trabajos terminados