Dirigente Carlos Pérez Ventura: LOS ÓRGANOS DE FISCALIZACIÓN DEL EDOMEX, INSTANCIAS DE REPRESIÓN Y CONTROL POLÍTICO

POR: ALFONSO MARTÍNEZ MEJÍA

TOLUCA, Méx.-Las Instancias de Fiscalización o Contraloría en el Estado de México son más, órganos de Represión y de Control Político que instituciones preocupadas por vigilar el buen desempeño y la honestidad de los servidores públicos. Para iniciar existen tres estructuras que generan un desconcierto y generan un gasto exagerado más de 600 millones de pesos este 2018.

El dirigente de la Red Nacional CEO, Carlos Eduardo Pérez Ventura, señaló que ninguna de ellas es independiente ni autónoma, la primera nunca podrá sancionar a su jefe directo el gobernador del Estado de México, por qué lo corre antes de que aplique una sanción o amonestación, y las otras dos por qué después del trabajo de investigación tienen que esperar que sea la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados ( órgano integrado por representantes de todos los partidos políticos).

Indicó que la Secretaria de la Contraloría de la entidad, que preside el Maestro Javier Vargas Zempoltecatl , que este año contó con un presupuesto de 321 millones de pesos y que sólo ha servido para disimular. En 2017, fueron sancionados 52 mandos superiores, 53i mandos medios y dos mil 280 personal administrativo u operativo. Una burla para la ciudadanía que denuncia diario los actos de corrupción.

Comentó que es increíble que en los últimos 10 años que se ha denunciado enriquecimiento ilícito e inexplicable de gobernadores, secretarios y subsecretarios de Estado, diputados locales y federales, presidentes municipales y funcionarios de primer nivel en los municipios, la poderosa Contraloría del Estado procede implacablemente contra 6884 servidores de bajo rango (solo como castigo a su indisciplina se procedió contra al expresidente de Naucalpan).

Explicó que con una suma ridícula para el presupuesto del municipio, tanto así que cuando salió el exgobernador fue liberado de toda responsabilidad. La Auditoría Superior de la Federación del Estado de México (OSFEM) y que preside Fernando Valente Baz Ferrera, con un presupuesto de 234 millones este año, solo ha sido
descalificada por su ineficiencia por los mismos diputados locales

Reiteró que la Contraloría de del Poder Legislativo que durante los últimos 15 años a presidido el Maestro Victorino Barrios Dávalos, pero desafortunadamente no por su eficiencia, si no por los acuerdos cupulares, representa un Gasto para el Congreso Local de cerca de 200 millones anuales y según el mismo, ha reconocido le faltan dientes ya que no puede aplicar sanciones hasta que la famosa Junta de Coordinación acuerde.

Afirmó que tres dependencias sin autonomía, siempre supeditadas a sus patrones o sea a decisiones políticas. Para la próxima legislatura será todo un reto y una responsabilidad crear una solo Instancia dotada de autonomía e independencia, con la capacidad de inhabilitar, suspender, sancionar o inclusive destituir a malos servidores públicos, sin que tenga que estar supeditado a decisiones políticas, solo a un buen o mal actuar en el gobierno.

Destacó que están a unos meses de que se constituyan las nuevas autoridades Municipales, y la única forma de prevenir el nepotismo, el pago de favores políticos con el nombramiento de personas inexpertas o sin certificación, la honestidad, es la creación de esta dependencia que garantice a la sociedad estar a la vanguardia del cambio que los Mexiquenses apoyaron en las urnas electorales.

Argumentó que los futuros diputados locales no pueden ni deben escatimar a los ciudadanos una transformación real sin simulación, sin intereses partidistas, desde la sociedad civil daremos seguimiento a esta propuesta. La construcción del nuevo andamiaje jurídico claro y transparente en la vigilancia de los recursos económicos y materiales traerá como consecuencia mejores administraciones Estatales y Municipales.

Confirmó que en esto, también estará presente la sociedad civil organizada. También, recordó que la propuesta de las Contralorías Municipales sean electas cada tres años), fue impulsada por el Consejo Estatal de Organizaciones (CEO) a nivel nacional, así como los Observatorios y Contralorías Ciudadanas.